Inscripciones

 

Hace muchos muchos años, la Luna nunca se mostraba de noche, las noches en ese tiempo, eran tan oscuras como la nada, la única luz existente era la luz de las estrellas mostrando su reflejo en el agua del embalse. Un día, ocurrió algo inesperado que cambio todo en el embalse del Atazar.

Una joven mujer de cabellos dorados, piel blanca y ojos como luceros, añorando al gran amor de su vida, paseaba todas las noches adentrándose en el bosque y pidiendo al cielo y la luna que la trajesen de regresó a su hombre amado, quién, había partido rumbo a la guerra hacía más de 10 años.

Lloraba todas las noches frente al embalse, esperando que algún Dios se compareciera de ella, e hiciera caso a su petición. Pero nadie respondía a sus suplicas, a veces los dioses suelen ser algo egoístas con los humanos.

Cuando ella se resignó a su mala suerte, alguien a su llamado respondió.

– Tendrás a tu hombre, aquel valiente caballero, de ojos verdes, hermosa cabellera rubia, y piel tan blanca como las nubes – le dijo la Luna a la mujer.

Ella muy emocionada, no tardó en agradecer, a su benefactora.

Pero entonces la Luna dijo

– A cambió de cumplir tu deseo, quiero que me des algo muy tuyo.

La mujer muy perturbada le respondió

– Pero ahora, todo lo que tengo es de mi amado.

– Entonces quiero a tu primer hijo… Le dijo la Luna desde el cielo.

La mujer muy feliz por saber que pronto tendría a su amado juntó a ella, le dijo que sí, sin importarle regalar a su propia sangre y carne, fruto de su gran amor por su amado.

La Luna, muy decepcionada por la respuesta de la mujer, aceptó pensando en el futuro que le esperaría aquel niño, que ni había nacido, y su madre le regalaba a cambio del amor de un hombre. Muy dentro de ella, pensaba que podría ser una mejor madre que la mujer.

Después de todo estar todo el tiempo ahí arriba, era muy solitario, pensaba la Luna. Todos los astros del cielo, se preguntaban, ¿Cuáles eran las intenciones de la Luna, para criar a un niño, de carne y hueso?

Pasó muy poco tiempo, y el valiente caballero, regresó a los brazos de su amada, sin saber el trato que esta había hecho, para su retorno seguro.

De padre rubio, de ojos verdes, y piel muy blanca, nació este niño, teniendo como madre, a la más hermosa de las mujeres del mundo, quien tenía ojos del color del cielo, y un cabello tan dorado como el sol, cuya piel era tan blanca como las nubes, a esta mujer le nació un niño, de piel no negra, sino canela, tan canela como el color de la tierra, tan canela como el tronco de un árbol.

Con ojos cafés oscuros, en vez de verdes o azules como sus padres, su cabello era de un color negro, como la noche. No rubio como el Sol. El esposo pensó, que su mujer le había engañado, y cuando preguntó por el padre de este niño.

La madre solo atinó a echarle la culpa a la Luna, diciendo que le había engañado. Que ella era la culpable de tal desgracia. Los padres de aquel niño, maldijeron su tan mala suerte, y no entendiendo la rareza de esta criatura, decidieron matarlo y echarlo al embalse.

Antes de entregar este niño a la Luna, ellos matarían al niño. Así que aprovechando la luz del Sol, se adentraron en el bosque, por La Senda Genaro hacia los Barrancos y la Fragüela hasta llegar al lugar más alto Cabeza de Cerugea, y desde ahí arrojaron a este niño al Pantano del Atazar.

Cuando la Luna vino donde la mujer, ella le preguntó por el niño. La Luna esperaba que la mujer peleara por su hijo, muy en el fondo, ella pensaba que el niño estaría mejor con su verdadera madre. Pero la mujer le respondió

– La vida del niño es del Pantano, se lo entregamos al vacío. La Luna muy triste por el destino de aquella criatura tan pura, se retiró a lo más profundo del cielo.

El Sol, quien había sido testigo de todo, estaba muy conmovido por el destino del niño, así que decidió intervenir, y bajo a la tierra, tomo un poco de tierra entre sus dedos, el cuál esparció sobre el cuerpo del niño el cual flotaba en el pantano, y con un soplo de él, el niño volvió a la vida.

Y cuando la Luna escuchó los llantos de este niño, por primera vez mostró su rostro completo en la tierra, por primera vez la noche no fue tan oscura. (Cada 14 de julio el Sol y la Luna se fusionan y expanden sus reflejos sobre este pantano).

Pero cuando quiso llevarse al niño con ella, el Sol le dijo

– Si él abandona la tierra morirá de seguro, puedes cuidarlo desde donde estás, y siempre ver por él.

– En el día, bajarás hasta la tierra y en la noche deberás regresar al cielo. Yo te daré las noches – le dijo el Sol.

La Luna muy feliz, por tener a alguien quien le acompañe en su soledad, aceptó la propuesta del Sol, por fin no estaría tan sola, este tenía que ser el mejor día de su vida.

Desde ese momento el niño se convirtió en el hijo de la Luna. En las noches en que hay Luna nueva, es porque aquel niño sube a Cabeza de Cerugea y llama a su madre. Y cuando ella desaparece del cielo, es porque baja a la tierra para abrazar a su hijo.

14 de Julio de 2018 El Hijo de la Luna llamará a su madre……………… “Moon Trail”

HAZ CLICK en el siguientes enlace